¿Conoces los beneficios de la vitamina C?

Necesaria para el desarrollo y el crecimiento, antioxidante… Son múltiples las propiedades y beneficios que rodean y definen a la vitamina C, aunque hay que destacar una característica imprescindible que no debemos olvidar: nuestro cuerpo no puede ni producirla por sí solo, ni almacenarla. Por ello, es necesario que incluyamos diariamente en nuestra dieta alimentos que la contengan.

Es una de las vitaminas más importantes y conocidas popularmente como esenciales para el organismo. Se estima que participa en más de 300 funciones claves para el mismo.

La vitamina C se encuentra prácticamente en todas las verduras y frutas: brócoli, perejil, pimientos rojos, espinacas, naranjas, kiwis, fresas… pero los contenidos son muy variables de unos a otros debido a muchos factores que pueden influir, como el grado de maduración, época de recolección o almacenamiento. Además, es muy sensible a la luz, al calor y al oxígeno del aire, detalles que si no se cuidan, junto con el procesado y la cocción, pueden ocasionar pérdidas en los alimentos de hasta 90-100% de sus vitaminas. Por esta razón, por ejemplo, se suele evitar cortar o exprimir la fruta mucho antes de comerla, ya que pierde muchos de sus beneficios. Es por esto, que si nos resulta difícil conseguir el aporte necesario de esta vitamina a través de la dieta podemos ayudarnos con los complementos alimenticios.

Hay que destacar también la importancia de que tenga PH neutro, ya que en ese caso, minimiza los daños digestivos y proporciona una mayor absorción y una mayor permanencia en sangre.

Otra de las propiedades de la vitamina C es su carácter antioxidante, que ayuda a neutralizar los Radicales libres que oxidan algunos nutrientes dentro de nuestro organismo o cuando está expuesto al humo del tabaco, y que, a su vez, dañan las células, convirtiéndose en responsables, entre otras cosas, del proceso de envejecimiento. El consumo adecuado de vitamina C también puede contribuir a favorecer la elasticidad de la piel y se necesita para ayudar al crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Es necesaria para la síntesis del colágeno, proteína estructural presente en la mayoría de las estructuras corporales como la piel, los tendones, los ligamentos, la matriz ósea y los vasos sanguíneos.

Otra razón por la que conviene incluir la vitamina C en nuestra dieta es que es necesaria para la absorción y transporte del hierro tan importante para nuestro organismo. También ayuda a la cicatrización de las heridas.

También, durante años ha sido un remedio popular para prevenir el resfriado común y reducir la duración de los síntomas.

En caso de no poder, ya sea por el tiempo, por el trabajo o por el ritmo de vida en general, los complementos alimenticios podrían ser de ayuda. En muchas ocasiones, la vitamina C aparece en estos complementos asociada a otros componentes que refuerzan su acción como la acerola (una fruta de América del Sur, difícil de encontrar, que tiene alto contenido en vitamina C), los flavonoides cítricos, la rutina y el escaramujo.

Después de conocer todos beneficios y propiedades que aporta a nuestro organismo la vitamina C, ¿Vas a olvidar incluirla de manera habitual en tu dieta?

ANTERIOR
SIGUIENTE
No hay comentarios

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies