Edulcorantes artificiales; los excesos con el azúcar

En ocasiones, nuestro agitado ritmo de vida nos deja poco tiempo para comprar productos frescos y cocinar lo que nos puede llevar a hábitos alimenticios poco saludables.

De hecho últimamente parece que tendemos al consumo excesivo de azúcar, refrescos edulcorados artificialmente y zumos de fruta naturales y embotellados entre otros, lo que se asocia a un posible aumento de riesgo de problemas de salud que pueden afectar a nuestro corazón.

Y más específicamente este consumo frecuente puede incrementar el riesgo de hipertensión así como disminuir el colesterol bueno (HDL). Las bebidas bajo la denominación light también se asocian con mayor riesgo de obesidad abdominal.

Los azucares abarcan una gran variedad de endulzantes que se pueden dividir en monosacáridos (como glucosa, la fructosa y la galactosa) y otros endulzantes complejos (como la sucralosa, sacarosa, lactosa, maltosa). El azúcar de mesa que solemos usar es la sacarosa y es un carbohidrato que se encuentra de forma natural en diversas plantas, principalmente en la caña de azúcar. La sacarosa está compuesta por dos tipos de endulzantes simples: fructosa y glucosa.

La fructosa no puede ser producida de forma natural y tampoco es necesaria para nuestro organismo. Debido a esto, nuestro cuerpo tiene dificultad para metabolizarla cuando es ingerida en gran cantidad, ya que son azucares añadidos para nuestro organismo. Como consumidores mirar que edulcorantes tienen los alimentos nos puede ayudar a evitar los excesos de fructosa.

 

El cromo; el nutriente que nos ayuda a regular el azúcar

El cromo, aunque suele estar poco presente en nuestra dieta, es un mineral esencial que podemos encontrar en algunos alimentos fáciles de incluir en nuestra alimentación diaria.

El cromo presta un papel importante en el mecanismo de regulación en la actividad insulínica sobre la cantidad de azúcar que ingerimos, ayudando a regular la glucosa en sangre, y por tanto, obtener una mejor respuesta energética. La insulina es el “guardian” que controla el paso de los nutrientes a través de las células que no se activan si no entra la cantidad de combustible necesario (azúcar en sangre). Pero cuando el combustible no puede quemase y convertirse en energía, se convierte en grasa y se acumula en las células. Por otra parte si los aminoácidos adecuados no pueden entrar en la célula, no se podrá entonces formar el músculo incluso aunque se haga mucho ejercicio, favoreciendo así el aumento de peso.

Debido a su rol sobre el metabolismo de grasas, proteínas, carbohidratos y otros nutrientes, el cromo está asociado al grupo de elementos que pueden contribuir a mantener una mejor calidad de vida, longevidad y ejercer un efecto positivo sobre la salud del corazón y demás sistemas relacionados.

¿Sabías que ingerir azúcar en exceso puede eliminar la cantidad de cromo que podemos ingerir? Las deficiencias de cromo pueden ser las causantes de fatiga, sobrepeso y vulnerabilidad a muchas enfermedades.

Las personas no solo ingerimos bajas cantidades de cromo, sino que algunas dietas necesitan más cromo del que proporcionan. Los cereales, las legumbres, grasas y azúcares en su forma integral o sin refinar son fuentes ricas en cromo.

El cromo supone un nutriente muy importante para la salud, ya que es un cofactor de la insulina que ayuda a controlar el apetito, regula la producción de energía, quema grasa, ayuda a la construcción muscular y a la utilización del colesterol.

Seguir una dieta variada y llevar un estilo de vida saludable son la clave para conseguir todos los nutrientes que nuestro organismo necesita. En el caso que esto fuera suficiente, los complementos alimenticios nos pueden ayudar.

ANTERIOR
SIGUIENTE
2 Comentarios
  1. “El azúcar que solemos usar es la sucralosa y es un carbohidrato que se encuentra de forma natural en diversas plantas, principalmente en la caña de azúcar. La sucralosa está compuesta por dos tipos de endulzantes simples: fructosa y glucosa”

    Creo que cuando aquí habláis de sucralosa , en realidad os referís a la sacarosa, ya que la sucralosa (Triclorogalactosucrosa ) es un edulcorante E-955.

    1. Buenas tardes María,

      Tienes razón, hay un dato erróneo. Muchas gracias por contactar con nosotros, ya está corregido.

      Un saludo y feliz día

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies