¿Por qué se producen las infecciones urinarias? ¿Qué puedes hacer al respecto?

Las infecciones urinarias son más frecuentes en las mujeres. Esto se debe a que la uretra, que es el conducto por el que pasa la orina desde la vejiga al exterior, es más corto que en los hombres por lo que es más fácil que se adhieran bacterias que provoquen las molestas infecciones. Los gérmenes del exterior, que se encuentran en el sistema urinario, pueden llegar a afectar a la uretra, la vejiga y los riñones, provocando molestias más graves que una simple cistitis. Las infecciones de orina más habituales son las producidas por bacterias, aunque también pueden ser causadas por virus, hongos o parásitos.

La mejor opción que hay para luchar contra este tipo de infecciones es mantener el sistema inmunitario activo frente a infecciones.

La temporada de primavera-verano es cuando más infecciones de este tipo se dan. En muchas ocasiones vienen provocadas por la alteración de la flora vaginal por el uso de anticonceptivos o la incorrecta limpieza de la zona genital después de mantener relaciones sexuales, también pueden originarse por la humedad de los trajes de baño al disfrutar de la playa o de la piscina, aunque también puede producirse por el uso de tampones, o por tener las defensas bajas.

¿Qué síntomas se pueden manifestar en una infección de orina? ¿Qué puedes hacer?

Algunos de los síntomas más frecuentes ante una infección de orina pueden ser: la frecuente necesidad de orinar urgentemente, dolor en la uretra al orinar y un color oscuro de la orina.

Uno de los consejos para evitar las infecciones de orina es beber al menos 1,5 litros de agua al día. Esto provoca orinar con más frecuencia y el cuerpo pueda eliminar lo que no necesita, permitiendo que la uretra quede limpia de bacterias.

La higiene es fundamental. No olvides que una correcta limpieza se realiza de adelante hacia atrás y nunca al revés para evitar que las bacterias que se encuentran en el recto puedan entrar en contacto con la vagina.

El arándano rojo puede ser un gran aliado para evitar las infecciones. Este fruto apoya la inhibición del crecimiento bacteriano en el tracto urinario y puede ayudar a reducir molestias urinarias ya que no deja que las bacterias se adhieran a las paredes de las vías urinarias. Además, contribuye a la prevención de posibles cistitis.

La vitamina C potencia el efecto del arándano rojo, es importante tener en cuenta que nuestro cuerpo no produce vitamina C por lo que es importante obtenerla a partir de una dieta equilibrada rica en alimentos como frutas y verduras, o a partir de complementos alimenticios que nos aporten la dosis de vitamina C necesaria.

A parte de la prevención y el apoyo que te recomendamos no dudes en contactar con  tu médico para solucionar el problema cuanto antes.

ANTERIOR
SIGUIENTE
No hay comentarios

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies