¿Cómo podemos cuidarnos durante la menopausia?

Al llegar las mujeres a la edad madura, se empiezan a manifestar síntomas que nos indican que llega la menopausia. Esta etapa de la vida de la mujer, conlleva cambios físicos y alteraciones anímicas que acaban afectándonos en nuestro día a día. Entre los 35/40 años, producimos un menor número de óvulos y éstos son cada vez de menor calidad. A partir de los 40/45 años, las mujeres vamos reduciendo la producción de hormonas (estrógenos y progesterona) que conlleva a la disminución de la función ovárica. Este proceso llamado menopausia acaba, según cada mujer, alrededor de los 50 años. El factor principal que nos indica que ese momento ha llegado es la disminución paulatina de la menstruación, que comienza a alargarse en el tiempo de forma progresiva hasta su total desaparición.  Esta etapa también conlleva una serie de cambios físicos en nuestro cuerpo como variaciones en la silueta, sequedad en la piel y mucosa de la vagina, y algunas alteraciones psicológicas como cambios de humor, insomnio o ansiedad.

Incorporar hábitos de vida saludables, como la práctica de ejercicio o cuidar la alimentación, son consejos fundamentales para ayudar a reducir las molestias que sufrimos asociadas a este periodo. Además, apoyarnos en diferentes nutrientes es fundamental para hacer este proceso lo más cómodo posible para todas.

¿Qué vitaminas, minerales y plantas nos pueden ayudar?

Para que podamos aliviar los síntomas es necesario que incluyamos en nuestra vida una buena alimentación, rica en vitaminas y minerales. Hay combinados de multinutrientes, formados por vitaminas y minerales, especialmente diseñados para las mujeres maduras basados en los requerimientos específicos en periodo menopaúsico, que hacen especial incidencia en el cuidado óseo, hormonal y cardiovascular. La vitamina D ayuda a absorber el calcio, y junto con la vitamina k2, D3 y el calcio, pueden ayudarnos a cuidar los huesos y  prevenir la osteoporosis. La presencia de la vitamina B6  también nos puede ser de ayuda en este proceso, ya que contribuye a la función psicológica normal, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y a regular la actividad hormonal.

También hay plantas como el lúpulo, considerado como una de las plantas naturales que puede usarse como apoyo en la madurez femenina, para algunos de sus síntomas como el decaimiento anímico e insomnio, uno de los síntomas emocionales más frecuentes en la menopausia. Otras plantas naturales son el trébol rojo, que contiene isoflavonas, una sustancia que puede ayudar a reducir síntomas menopáusicos como la sudoración nocturna, la salvia o la cúrcuma.

Para completar el cuidado de nuestro cuerpo, no podemos olvidar practicar ejercicio físico con regularidad, ya que es una excelente manera de fortalecer huesos y articulaciones y favorecer la salud mental y cardiovascular. Los ejercicios de relajación al aire libre son muy positivos para mujeres que se encuentran en una etapa menopaúsica porque disminuyen la tensión y reducen la ansiedad y la angustia.

Caminar todos los días, enriquecer la dieta con una alimentación equilibrada y el apoyo nutricional extra son fundamentales para cuidarnos de la mejor forma posible en el transcurso de esta etapa.

ANTERIOR
SIGUIENTE
No hay comentarios

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies