Quieres mantenerte activo pero… ¿Cuidas tus articulaciones?

La buena salud es mucho más que simplemente encontrarnos bien y no padecer ninguna enfermedad. Cuidarnos empieza por mantenernos activos y hacer ejercicio de forma habitual, y para ello es indispensable ayudar a que nuestros huesos y articulaciones estén siempre sanos.

Los huesos y articulaciones son nuestros cimientos y, por eso mismo, cualquier problema o carencia repercute directamente en nuestro bienestar. Quizás piensas que esta preocupación debe tenerla sobre todo los deportistas profesionales o la gente más mayor, pero todos hemos de aportar a nuestros huesos los nutrientes necesarios para que siempre estén fuertes.

En otras entradas al blog ya hablamos de la importancia de otros nutrientes muy importantes para cuidar los huesos y las articulaciones, como la vitamina C, el colágeno, la condroitina… Pero en este post vamos a centrarnos en un componente herbario: la cúrcuma, una gran aliada de nuestra salud.

Dentro de los nutrientes herbarios existen otros que también protegen las articulaciones, como los extractos de sauce blanco y de raíz de jengibre presentes en otros complementos alimenticios que tienen propiedades para favorecer nuestra salud ósea. Pero, ¿sabes por qué la cúrcuma destaca frente a las demás?

Es probable que la cúrcuma no te suene, pero te sorprenderá saber que durante siglos se ha usado como una especia muy conocida, el curry. Conocido por su capacidad de preservar los alimentos y dar esa coloración amarillenta tan característica, la cual procede de la raíz de la propia planta (Cúrcuma Longa).

Gracias a sus destacadas propiedades, la cúrcuma ha sido utilizada desde la antigüedad en la medicina tradicional para tratar una amplia variedad de trastornos, como reumatismos, dolor, enfermedades de la piel, problemas de estómago, fiebre y muchas otras enfermedades, pero especialmente por sus cualidades regenerativas y antiinflamatorias.

Al combinarla con el fruto de la pimienta negra, la cúrcuma mejora su tasa de absorción. Esto se debe a que la piperina -el principio activo de la pimienta negra– mejora la entrega de los nutrientes a través del intestino. De este modo, mejoramos la capacidad de nuestro cuerpo de absorber la cúrcuma y potenciar así su efecto positivo en nosotros. No es fácil encontrar esta combinación en los complementos alimenticios que contienen cúrcuma, pero es importante. También lo es su forma de presentación porque afecta muchísimo a como se asimila.

Que la cúrcuma sea estable, completamente soluble en agua hace que sea más bio disponible. Existen alternativas capaces de multiplicar casi por siete su velocidad de absorción, y así llega a la sangre mucho más rápido y a concentraciones significativamente más altas que otros extractos de cúrcuma. Así su eficacia es mayor y por tanto sus efectos beneficiosos para nuestro organismo.

Como ves, los buenos hábitos alimentarios son fundamentales para la salud de nuestras articulaciones. Sin embargo, muchas veces es complicado procurar comer toda la variedad de alimentos necesaria, por lo que los complementos alimentarios son un gran aporte para reforzar nuestra alimentación. Ya lo sabes, ¡mantente activo cuidando tus articulaciones!

ANTERIOR
No hay comentarios

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies