Sencillos gestos para ayudarnos a cuidar nuestras articulaciones

¿Sabías que nuestro cuerpo está compuesto por más de 300 articulaciones que permiten la unión de 206 huesos? Y es que, cada movimiento de nuestro cuerpo, por muy pequeño que sea, se realiza gracias a la actuación de las articulaciones: agacharnos, sentarnos, ponernos de pie, estirarnos, dar vueltas o, incluso, masticar. De esta función vital, surge la necesidad de cuidarlas y mimarlas. Para ello, los expertos recomiendan el aporte de una serie de nutrientes que te harán estar más ágil y vitalista. No dejes que el paso de los años se note en tus huesos ¡Sigue leyendo!

Para empezar, vamos a hablar de las articulaciones sinoviales. ¿Habías oído hablar de ellas? Son aquellas que facilitan el movimiento del cuerpo. En ellas se encuentra el líquido sinovial que reduce la fricción en la articulación, permitiendo los huesos articulados moverse con libertad.

Dentro de las articulaciones sinoviales, resulta de suma importancia prestarle especial atención al cartílago articular, encargado de que las articulaciones funcionen correctamente. Tener un cartílago articular sano es primordial para la comodidad del movimiento, ya que su función es cubrir los extremos de los huesos donde se encuentra para formar las articulaciones. Por este motivo, se recomienda el aporte de nutrientes con contenido específico para mantener sana esta parte del cuerpo.

 

¿Por qué es de vital importancia tomar en consideración la salud articular?

Las articulaciones constituyen una de las partes de nuestro cuerpo más delicadas y por ello, debemos prestarles especial atención. ¡Que no se te olvide!

En primer lugar, es necesario saber que unos músculos fuertes y en perfecto estado nos ayudarán a prevenir problemas en éstas. Para ello, hay que tener en cuenta que las articulaciones son un medio para realizar movimientos. Éstas no deben de ser ni el origen de la fuerza ni la parte que aguante la tensión. Para ello, ya están los músculos.

Es necesario que tengamos esto en cuenta a la hora de realizar las labores del día a día, así como de alimentarlas de la manera adecuada con los nutrientes necesarios.

Entre estos nutrientes, cabe destacar a la vitamina C, que es un antioxidante que ayuda a la formación y reparación del colágeno en la piel.

¿Sabías que el colágeno es una las proteínas con mayor presencia en el organismo? Una de sus funciones es contribuir a una estructura fuerte del cartílago. ¡No lo descuides!

Otro aliado de nuestros huesos será el ácido hialurónico, una sustancia que se encuentra de forma natural en el organismo y que desempeña un papel fundamental en tendones, ligamentos y cartílagos. El ácido hialurónico ayuda, junto con el colágeno, a lubricar y amortiguar las articulaciones para contribuir a la comodidad del movimiento.

Hay otros nutrientes que forman parte de la composición y reposición del cartílago para cuidar nuestras articulaciones como la glucosamina, la condroitina y el MSM (metilsulfonilmetano), fuente de azufre.

Por todo esto, si quieres ayudar a tus articulaciones y tus huesos, no te olvides de mantener una dieta sana que aporte los nutrientes necesarios para ellos, y de hacer ejercicio de manera regular. Cuando no te sea posible mantener esa dieta equilibrada, los complementos alimenticios que contienen esos nutrientes pueden ayudarte.

ANTERIOR
SIGUIENTE
No hay comentarios

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies